Translate

sábado, 18 de enero de 2014

El gran incendio – El palo borracho (Leyendas criollas de Tucumán).

               
Opinión:Que puedo decir  de esta leyenda.... Me gusto mucho, me pareció entretenida y original. Ademas, de rememorarme el libro "Cuentos de la Selva" de Horacio Quiroga. Siempre es lindo leer historias donde la fantasía y los animales ocupan un lugar tan importante en la historia. 
En cuanto a la segunda leyenda, esta versión no la conocía. De todas formas, no me gusto tanto como la que conozco ( se trata de una princesa india que sufre de la muerte de su amor en la guerra).
En resumen, ambas leyendas comparten la particularidad de presentar personajes animales en sus narraciones y la creación de elementos de la vida cotidiana.

Sinopsis:El mundo no se ha hecho de una sola vez para siempre, dicen los wichis del Chaco, sino que se creó y se destruyó en varias ocasiones. Una vez fue por culpa de una carcajada, relata \"El gran incendio\", la primera y divertida historia de este libro. En la segunda, \"El palo borracho\", conocemos a Tokuaj, el embrollón, y nos enteramos desde cuándo corren los ríos, por qué tienen peces y a qué se debe que muchos de ellos hagan largos viajes aguas arriba.  Además de los relatos, cada libro incluye información sobre la época, la forma de vida y el medio ambiente de la comunidad.También, en la primera pagina aparecen las imágenes de los personajes principales que nos acompañaran durante la historia. 

Selección y adaptación: Miguel Ángel Palermo 
Ilustraciones: Aldo Chiappe y Alberto Pez 
Páginas: 64 páginas (depende de la edición).
ISBN: 9789875762237

El Palo Borracho
Antiguamente el agua, que era el mar, estaba adentro de un palo borracho grande. Esto era muy al principio. Ahí nació Lawo, el Arco iris, y un pez: el dorado.Mucha gente pasaba por ahí, pero les estaba prohibido pescar el dorado. Por esa época pasó Tokjuaj con sus flechas. Sacó una y flechó el pez.El yuchán se partió y se inundó el mundo. Tokjuaj trató de escapar corriendo pero el agua lo seguía. Dos meses corrió con el agua atrás. Quiso transformarse en pez pero los peces también lo perseguían. No había forma de escapar. Entonces se transformó en chajá. Voló muy arriba, hasta que se le cayeron las plumas y comenzó a caer. En su caída gritaba: “me transformaré en mortero”, Y cayó adentro de un pozo. Ese pozo era muy profundo. Tokjuaj se transformó en murciélago, y mientras estaba tratando de salir, vio una víbora muy grande que quería tragárselo.Por fin escapó. Pero el viborón le pudo agarrar una punta del ala. Y se enredó en una tela de araña.Tenía hambre y no sabía que hacer. Entonces se le ocurrió chupar sangre. Desde entonces el murciélago chupa la sangre. Le chupó al anta y a las corzuelas. Hasta que el tucán empezó a perseguirlo.Tokjuaj se asustó y se escondió en el gajo de un árbol grande. El tucán golpeó el árbol con su pico y se partió la cabeza de Tokjuaj. Quedó muerto en el piso en forma de murciélago.El agua que salió del yuchán formó el río Pilcomayo. Las vueltas que da el río Pilcomayo son el recorrido de Tokjuaj huyendo del agua.